miércoles, 1 de septiembre de 2010

Que pasaría si....Damián Wyatt apareciese en mi cuarto

Ahmmm una de las cosas que pasaría en este fanfic sería que yo me estrenaría escribiendo en tercera persona puesto que siempre lo hago en primera y quería practiar en tercera porque no se me da bien y la otra cosa que pasaría pues sería que escribiría....como decirlo...ahmm contenido explicito adulto. Bueno no es una de las cosas que se me dan bien, más que nada porque me da muchísima vergüenza pero lo intentaré, no en este capítulo, en el siguiente.

Capítulo 2

Mina trató por todos los medios rebatir los argumentos, el problema es que ya no sabía cómo hacerlo, se había quedado sin razonamiento por culpa de un testarudo demonio imaginario que no debía estar allí.

Afortunadamente, Damián dijo que tenía que ir a cazar y atender unos asuntos pendientes, aunque le juró que volvería pronto, eso le había dejado tiempo para pensar, aunque eso era casi peor, por su mente no cruzaban palabras como "razona con ese ser fantasioso" o "tiene que haber una manera de rebatir sus argumentos", que vá, sólo conseguía pensar en lo guapo que era el demonio. El hombre de sus sueños cobraba vida propia saliendo de sus libros para aparecer y poner su concepto de la realidad patas arriba.

Al menos, en sus libros no había ninguna mentira sobre él, Damián tenía ese algo que siempre había buscado y la atraía irremediablemente hacia el perverso demonio.

Y, con ese último pensamiento rondando su mente, se durmió profundamente.

.............................

A la mañana siguiente Mina creyó que todo era un sueño al no ver ninguna evidencia que demostrase la estancia del demonio allí, suspiró agotada, incluso se había acostado con la ropa que llevaba puesta el día anterior, los cristales que antes componían el vaso seguían rotos y el liquido ya estaba pegado al suelo y la mesa.

Se incorporó de la cama hasta estar sentada. Maravilloso, tenía mucho para limpiar. Fue a la cocina a porla escoba, el recoger y una balleta para limpiar todo el estropecio, claramente su error fue escribir hasta tan tarde, el cerebro deja de pensar y te obliga a descansar, un mecanismo lógico del cuerpo para recuperar energias. Barrió con sumo cuidado de no olvidar ningún trozo de cristal y pasó la balleta por el pegajoso líquido hasta que se quedó todo nuevamente limpio, por lo menos su nivel básico de limpieza.

Devolvió todo a la cocina y regresó a su habitación tomando ropa de su armario, iría a la biblioteca a leer algo después de darse una buena ducha. Acudió al baño, que estaba al lado de su habitación y cerró la puerta con llave, una costumbre que tenía desde la adolescencia por privacidad pues no le hacía gracia que su familia entrara y saliera mientras estaba en la ducha, en eso siempre fue muy vergonzosa. Empezó a quitarse la ropa perezosamente dejándola en el cesto de ropa sucia.

"Esto era lo que necesitaba" pensó al sentir el agua caliente relajar sus músculos. Lavó con tranquilidad su cabeza, tomó la esponja limpiándose el cuerpo para después dejar esos minutos que ella tanto adoraba pos ducha, algo como....cerrar los ojos e imaginar que el chorro de agua que le caía provenía de una gran cascada en un lugar remoto abandonado del mundo. Sin embargo, toda esa fantasía abandonó con la rapidez del rayo su mente al notar unas manos tocar sus hombros.

Damián había regresado después de la caza, deseando ver a su mujer, al aparecer en su cuarto escuchó el sonido del agua de la ducha, sumando a que no encontraba ningún olor desconocido que no fuera el de ella, lo cuál era un alivio pues si hubiera olido a cualquier hombre, fuera quién fuera le arrancaría el corazón de su pecho hundiendo la mano lentamente arrancando los huesos que entorpecieran su camino.

Giró silenciosamente el pomo de la puerta encontrándola cerrada. Sonrió para sus adentros, una sorpresa ayudaría un romper el hielo, ¿no? Apareció en el cuarto de baño pero enseguida se arrepintió de hacerlo pues con el agua caliente notaba más claramente el olor dulzón de ella haciendo que necesitara apoyarse en la pared y reprimir sus instintos más primitivos pues si no la mordía antes de ese momento ella no sería inmortal por lo que, si se pasaba podría lastimarla o incluso matarla.

Respiró por la boca notando sus incisivos aflorar y tomó una bocanada por la boca ahogando cualquier pensamiento de ese calibre tendría mucho cuidado, si salía bien la mordería y a partir de ahí.....Se quitó la ropa rápida y silenciosamente entrando en la ducha, la observó con el aliento cortado, su cuerpo era delgado, sus suaves curvas resultaban más tentadoras sin ropa. Volvió a respirar hondo repitiéndose constantemente "estoy bajo control, estoy bajo control"

Estiró las manos hacia los hombros de Mina tocándolos suavemente y, repentinamente, ella se giró gritando con todas sus fuerzas lastimando sus oídos sobrehumanos.

Pobre Mina, se llevó el susto de su vida al ver a Damián de golpe detrás de ella y......sin ropa igual que ella....

-¡¿QUÉ SE SUPONE QUE HACES?!-chilló tapándose con la toalla-. ¡PERVERTIDO!

Claro, cómo no iba a saber que era así si en sus libros lo era. Pero hay que decir las cosas como son, Damián se veía perfecto, parecía un modelo de Calvin Klein rodando un anuncio, sólo que...se le habían olvidado darle la ropa interior y en la situación de los anunciantes ella también olvidaría dárselos.

Su rostro enrojeció y salió de la ducha alejándose lo máximo posible del demonio, se tapó los ojos con la mano debatiéndose entre echar otra ojeada o no, moralmente sabía que no debía hacerlo pero claro, con él así cómo para no mirar. No, no. No debía mirar.

-¿Por qué no miras?-preguntó Damián tentadoramente-. Eres mi mujer, ¿no?

Mina podía apostar a que tendría su sonrisa oscura que ella plasmaba en sus libros.

-¿Has.....has estado ahí.........todo......todo el tiempo que estaba....en la.......ducha?-balbuceó apretándose más contra la toalla.

-No, quería darte una sorpresa y llegué justo hace unos minutos.

-Una sorpresa la das con un regalo o ..... o no sé......con una fiesta sorpresa-replicó Mina aún tapándose los ojos-. ¡Pero no apareciendo de golpe en la ducha! ¡Creí que iba a acabar como en Psicosis!

-Yo preferiría que acabásemos como en nueve semanas y media-comentó arrogantemente acercándose.

-¿No piensas ponerte algo de ropa?-preguntó apartando la mano, haciendo todo el esfuerzo del mundo para mirar sólo a la cara.

Damián se encogió de hombros, con el pelo mojado aún tenía ese aire aún más sexy. Así no tenía forma de pensar.

-La verdad es que estoy cómodo-la tomó del rostro rozando su nariz-. Y tú también estarías cómoda sin toalla.

Y Damián la besó.

3 comentarios:

Angy dijo...

tu blog es genial.¿afiliemos,te sigo y me sigues? mi blog es en ingles pero ay traductor en el pagina.avisame y me dejs el link de tu blog para encontrarte... http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

Iris dijo...

Hola, pasaba a saludarte y avisarte que tienes premio.

Lo encontrarás aquí.

http://premios-alasparavolar.blogspot.com/2010/09/muchas-gracias-different-world-for.html

Un beso y feliz semana.

Angy dijo...

vengo a pedir un favor;(lo siento la molestia) es q mi blog es en un concurso x "BLOG ESTRELLA" en el Blog de Miriam- quiero saber si puedes ir y votar por mi blog, solamente lo tienen el nombre de mi blog escrito mal como "OUT OF THE BLOOD" si votas x mi blog te doy mil gracias -un beso-puedes votar 1 vez x dia-el link por votar es

http://eldiariodel6a.blogspot.com/

(y mi link es http://checktheseblueskiesout.blogspot.com ) gracias..att. Angy